Ideas para reducir el estrés en tu equipo de trabajo

¿Últimamente estás preocupado por tu equipo? ¿Estás viendo baja productividad y calidad en su trabajo? ¿Tu equipo o personal se queja de la carga de trabajo y las limitaciones de tiempo? ¿Observas que están enfermos más a menudo? No estás solo.
Un gran porcentaje de la población se siente estresada la mayoría del tiempo. Cada vez se hace más con menos tiempo. Largas jornadas laborales, estilos de vida sedentarios y presiones cotidianas como llegar a final de mes son sólo algunas de las razones por las que los empleados se sienten agotados.

Como líder, tienes la oportunidad de influir en la salud, energía y rendimiento de tu equipo. En concreto para rendir en el trabajo, se debe estar bien físico, emocional y mentalmente.
Los líderes a la vez pueden ayudar a los empleados a gestionar el estrés a través de rutinas culturales, educación, programas, políticas y procedimientos flexibles. Añadir que considerar el estrés como un esfuerzo de equipo demostrará compasión y a la vez que se está valorando algo más. Los siguientes ejemplos ayudarán a vuestros equipos a desarrollar la resiliencia y fomentar un lugar de trabajo más saludable y feliz.

Crear normas y rutinas culturales

Crear una cultura de trabajo saludable es un proceso continuo que requiere atención y enfoque constante. La cultura no está determinada por palabras motivacionales escritas en una pared, sino por las prácticas y rutinas diarias de una organización.

Regularmente habla con tu personal. Interésate por su familia y las actividades que le apasionan. Muestra que te preocupas por ellos como un individuo más, esto puede contribuir en gran medida a la creación de resiliencia. Si surgen problemas, ofrece apoyo y escúchales.

Informa con tiempo sobre las fechas límite del proyecto y anima a tu equipo a proporcionar informes de progreso en lugar de encargarte tu de la microgestión.
Cuando se le da a los empleados autonomía sobre su trabajo, ayuda a reducir el estrés de todos los implicados. Controla la capacidad de carga de trabajo de tu empleado y proporciónale tiempo para recuperarse de las tareas exigentes.

Celebra y recompensa las pequeñas victorias. Da las gracias con más frecuencia y directamente. No se trata del valor de la recompensa, sino más bien del reconocimiento.

Fomenta rutinas que promuevan la actividad física regular, como subir escaleras y levantarse regularmente durante el día para estirarse. Estos pequeños cambios mejorarán la atención.

Ofrecer formaciones para promover la resiliencia

Pregunta a los empleados y averigua cómo la empresa puede apoyar en su salud y bienestar.

Comunica a tu equipo cómo vas a abordar sus necesidades y ofrece formación sobre estrategias personales para controlar el estrés. Algunas ideas:

1. Crea un sitio de intranet de bienestar y publique consejos mensuales. Invite a los empleados a compartir sus estrategias en redes sociales. El mensaje debe ser continuo.
2. Introduce formaciones o talleres que promuevan la relajación como clases de yoga, sesiones de meditación y mindfulness.
3. Promueve descansos a lo largo del día, ya sea una pausa para estirar o una caminata de mediodía.

Lleva a cabo campañas de agradecimiento.

Educa al equipo para poder reconocer los signos de estrés, agotamiento y salud mental. Provee estrategias para acercarte a los empleados que demuestren respeto, compasión y privacidad.

Presenta a los líderes de tu organización compartiendo sus consejos sobre cómo manejar el estrés y el equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

Políticas y procedimientos que apoyen el bienestar

Ayuda a los empleados a proteger su tiempo personal y lidera con el ejemplo. Anima a tu equipo para que no envíen correos electrónicos antes de las 6 a. m. y después de las 6 p. m. y evite los mensajes de fin de semana siempre que sea posible.

Abstente de programar reuniones durante la hora de la comida para dar a los empleados tiempo para realizar tareas personales, relajarse o hacer ejercicio.

Promueve un ambiente de trabajo flexible que permita a los empleados hacer sus propios horarios y tomar descansos cuando les convenga. Recompensa y reconoce los resultados.

Se un modelo a seguir

Lidera con el ejemplo. Esto ayudará mucho, ya que dará el mensaje de que se preocupa por el bienestar mental, físico y emocional de su empleado. Trae energía positiva y optimismo al trabajo todos los días.

Recompense y reconozca a los empleados que son modelos positivos para la salud. No sea la última persona en dejar el trabajo todos los días. Algo de estrés es importante para mantenernos comprometidos y productivos, pero hay un punto de ruptura en el que el estrés se convierte en un problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR